El entierro


Tomé un asiento vacío en el fondo del salón de la maestra Donna y observé. Todos los alumnos estaban trabajando en una tarea, escribiendo pensamientos en una hoja de cuaderno. La alumna más cercana a mí, estaba llenando su hoja de frases que iniciaban con “no puedo”. “No puedo hacer divisiones con más de tres numerales”. “No puedo conseguir caerle bien a Olga”.
Su hoja estaba llena hasta la mitad y ella no daba señales de estar por terminar. Siguió trabajando con determinación y persistencia. Caminé por la fila para echar vistazos a las tareas de los alumnos. Todos estaban escribiendo oraciones que describían cosas que ellos no podían hacer. “Terminen la oración que están haciendo ahora y no comiencen otra”, fueron las instrucciones que empleó Donna para indicar que la actividad había terminado. Luego pidió a los alumnos que doblaran sus papeles a la mitad y los llevaran al frente. Cuando llegaron al escritorio de la maestra, colocaron sus enunciados comenzados con “no puedo” en una caja de zapatos vacía.
Cuando todos habían entregado su papel, Donna agregó el suyo. Tapó la caja, la metió bajo el brazo, salió por la puerta y caminó por el pasillo. Los alumnos siguieron a la maestra, yo seguí a los alumnos. ¡Iban a enterrar al “ no puedo” ! Donna pronunció la oración:
“Amigos, estamos reunidos el día de hoy para honrar la memoria del “no puedo”. Mientras estuvo con nosotros en la tierra, afectó la vida de todos, las de algunos más que las de otros”.
Le hemos proporcionado al “no puedo” una última morada y una lápida que contiene su epitafio, le sobreviven sus hermanos y su hermana: puedo, lo haré y comenzaré de inmediato.
Celebraron el fallecimiento del “no puedo” con galletas, palomitas y jugos de fruta. Como parte de la celebración, Donna recortó una gran lápida de papel. Escribió las palabras “no puedo” en la parte superior y en medio puso “RIP”. En la parte inferior añadió la fecha. La lápida de papel estuvo colgada en el salón de Donna durante el resto del año. En las contadas ocasiones en que un alumno lo olvidaba y decía “no puedo”, Donna simplemente señalaba el rótulo de “RIP”. Así, el alumno recordaba que el “no puedo” estaba muerto y decidía cambiar el enunciado. (Anónimo)

Cuantas veces nosotros sentimos o creemos que no podemos? Puede que algunas de las veces realmente no podamos porque no tenemos el conocimiento o bien los recursos para hacer algo que nos gustaría, como hacer una carretera de seis carriles a la playa, o aplacar un reactor nuclear. La realidad es que la mayoría de las veces que sentimos que no podemos en realidad sí tenemos los recursos y capacidad para hacerlo.

Al final de la carta a los Efesios, Pablo les dice: "Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza" (6:10 RV60). Está pensando en la importancia de la batalla que le espera a los cristianos, posiblemente la vida de los cristianos de esa época era mucho más aterradora que la nuestra hoy en día, pero para Pablo todo el universo era un campo de batalla, el cristiano no tenía que contender exclusivamente con los ataques de otras personas, sino con los de fuerzas espirituales que luchaban contra Dios, y nuestra experiencia nos dirá que hay un poder activo del mal en el mundo, hemos sentido esa influencia que trata de arrastrarnos al pecado.

Pero se nos ha dado poder para resistir y hacer nuestra tarea, para que como en el caso de la ilustración, también sepultemos a nuestro "no puedo", y por si acaso se nos olvida, tenemos la Escritura, para recordarnos que Dios está con nosotros:

"pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra". Hechos 1:8 RV60


Una poderosa herramienta con muchas versiones de la Biblia, diccionarios, comentarios y otras ayudas para el estudioso de la Palabra.



Tienes peticiones de oración o necesitar saber más, déjanos un mensaje

Correo:info@iglesiaccvn.com

Comunicate con nosotros dejando tu mensaje
Su nombre
Su correo
Tema
Mensaje


Que nuestro Señor Jesucristo les continúe bendiciendo hoy y siempre!!!