sábado, 4 de abril de 2020

Anuncia las buenas nuevas
Oscar Cordero Solís

Sábado 4 de abril del 2020



Centro Cristiano Vida Nueva

Sigamos compartiendo el alimento de la Palabra Viva de cada día.

Encuéntranos en: 
🌐 Página oficial: http://www.iglesiaccvn.com/

viernes, 3 de abril de 2020


Bendición en Crisis
Luis Manuel Ocampo 

Miércoles 1 de abril del 2020



Centro Cristiano Vida Nueva

Les estaremos compartiendo estudios cortos para esta temporada de oración y reflexión.

Encuéntranos en: 
🌐 Página oficial: http://www.iglesiaccvn.com/

jueves, 2 de abril de 2020

Culto de Oración

La Santa Cena

Miércoles 1 de abril del 2020


Centro Cristiano Vida Nueva

Esperando sea de mucha bendición en sus vidas, les compartimos el Culto de Oración con tema La Santa Cena, compartida vía Facebook el día 1 de abril del 2020. 
Sigamos compartiendo el alimento de la Palabra Viva de cada día.


¡Como Iglesia estamos más unidos que nunca!


Encuéntranos en: 
🌐 Página oficial: http://www.iglesiaccvn.com/

domingo, 29 de marzo de 2020

Predicación Pastor Álvaro Muñoz

Libro de Daniel, capítulo 8

Domingo 29 de marzo del 2020


Centro Cristiano Vida Nueva

Les compartimos la Predicación del Pastor Álvaro Muñoz sobre el Libro de Daniel capítulo 8, compartida vía Facebook el día 29 de Marzo 2020. 
Esperamos sea de gran bendición en sus vidas.


¡Como Iglesia estamos más unidos que nunca!


Encuéntranos en: 
🌐 Página oficial: http://www.iglesiaccvn.com/

viernes, 27 de marzo de 2020

lunes, 23 de marzo de 2020

Predicación Pastor Armando Vargas

Libro de Daniel, capítulo 7

Domingo 22 de marzo del 2020

Centro Cristiano Vida Nueva

Les compartimos la Predicación de nuestro Pastor Armando sobre el Libro de Daniel capítulo 7, compartida vía Facebook el día 22 de Marzo 2020. Esperamos sea de gran bendición en sus vidas.

Encuéntranos en: 
📸 Instagram: https://www.instagram.com/ccvn_alajuela 
🌐 Página oficial: http://www.iglesiaccvn.com/

sábado, 21 de marzo de 2020

Lugares altos


Lugares altos


Prédica de Efrén Durán el domingo 15 de marzo de 2020




La caida del pecador


Prédica de Oscar Bolaños en el estudio del Libro de Daniel


La arrogancia


Prédica de Luis Manuel Ocampo sobre la arrogancia en estudio del Libro de Daniel






jueves, 28 de abril de 2016

Una vieja carta

Hace algunos años me llamo mucho la atención una noticia que indicaba de una carta que llegó a su destinatario 67 años después, la misma había sido enviada en 1942 y fue entregada en 2009, el destinatario aún vivía, Ron Beal quien tenía para esa fecha 88 años de edad.
Lo primero que se nos puede venir a la mente es pensar en la falta de orden, o en el desorden del servicio de correos, porque se extravió y muchos años después la encontraron y simplemente la enviaron. Esa carta, de la cual no sabemos su contenido, probablemente para la fecha en que se pudo recibir ya no tendría sentido, lo que se comunicaba muy seguramente ya había dejado de ser relevante.
Hace también mucho años, Jesucristo escribió una carta, escrita con sangre en la cruz, por eso dice la escritura que "tanto amó Dios al mundo que entregó a su único hijo, para que todo aquel que en Él crea no se pierda, y tenga vida eterna" (Juan 3;16). Cuando se lee esta carta puede que se tenga 12 años, o 18 años, o 25 años, o 32 años, 45 o 60 o más años, y muchos aún no la han recibido. No importa la edad que se tenga, no importa lo que haya pasado en la vida, ésta carta de Jesús sí es relevante para cada uno de nosotros hoy.
Hay cartas antiguas que se subastan por grandes cantidades de dinero, pero lo que Jesús nos escribió es más importante que cualquier valor monetario. En la carta a los Romanos se nos dice:
"A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados. Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.
Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios! Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida!" (v. 6-10)

No fueron los clavos los que sostuvieron a Cristo en la cruz, fue el amor por nosotros, el amor por los pecadores, el deseo de reconciliar a las personas con el Padre, el querer darnos la maravillosa promesa de la vida eterna (1 Juan 2:25). Hoy es el día en que puedes recibir esta carta, el día que puedes recibir ese amor que trasciende todos los límites, y que tiene las dimensiones infinitas de gracia y misericordia de Dios.
Hay una enfermedad que se llama pecado, y nos impide ver a Dios. Así como una enfermedad muy contagiosa aleja a la personas de los seres amados para no contagiarlas, así el pecado nos aleja de Dios. Pero el amor de Dios todo lo prevé, y nos dice que si confesamos nuestros pecados, Dios que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad (1 Juan 1:9).
Esta carta de Cristo es para ti hoy, es para tu familia, para tu vecino, tu compañero de trabajo, es para todos, y cuanto antes podamos recibirla en nuestro corazón, seremos parte del Reino del Señor.
"Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios" Juan 1:12

lunes, 15 de febrero de 2016

Las verdaderas debilidades humanas

"Deficiente" es aquel que no logra modificar su vida, aceptando las imposiciones de otras personas o de la sociedad en la que vive, sin tener conciencia de que es dueño de su destino.

"Loco" es quien no busca ser feliz con lo que posee.

"Ciego" es aquel que no ve a su prójimo morir de frío, de hambre, de miseria, y sólo tiene ojos para sus míseros problemas y pequeños dolores.

"Sordo" es aquel que no tiene tiempo de oír el desahogo de un amigo o la llamada de un hermano, pues está siempre ocupado trabajando y quiere garantizar su salario a fin de mes.

"Mudo" es aquel que no puede decir lo que siente y se esconde por detrás de la máscara de la hipocresía.

"Paralítico" es quien no puede andar en la dirección de aquellos que necesitan de su ayuda.

"Diabético" es quien no puede ser dulce.

"Enano" es quien no sabe dejar crecer al amor.

Y, finalmente, la peor de las deficiencias es ser miserable, pues "Miserables" son todos los que no quieren hablar con Dios.

Al orgullo le sigue la destrucción; a la altanería, el fracaso. Proverbios 16.18

-Al fracaso lo precede la soberbia humana; a los honores los precede la humildad. Proverbios 18:12

-“Destinados a proclamar las grandezas del Señor”, 1 Pedro 2, 9.

Sean Misericordiosos como SU PADRE es Misericordioso» Lc 6,36

viernes, 20 de noviembre de 2015

La última casa

Un viejo carpintero estaba listo para retirarse. Le comunicó a su jefe sus planes de dejar el trabajo en la industria de la construcción de casas y vivir una vida más placentera con su esposa y su familia. El echaría de menos el salario que recibía pero quería retirarse.

El jefe estaba triste de ver que un buen empleado se retiraba y le pidió, como favor personal, que construyera una última casa. El carpintero dijo que sí pero con el tiempo se vio que su corazón y su esfuerzo no estaban en el trabajo. No hizo bien su labor y seleccionó materiales de baja calidad. Fue la peor casa que había construido en su vida.

Fue una manera infortunada de terminar su carrera. Cuando el carpintero terminó el trabajo y el jefe vino a inspeccionar, le abrió la puerta al carpintero, lo invitó a seguir y le dijo "Esta es tu casa, mi regalo para ti".

¡Qué lástima! ¡Qué arrepentimiento! "Si hubiera sabido que esta casa iba a ser para mí, la construyo de manera diferente" dijo el carpintero.

Ahora tenía que vivir en la casa que él mismo había construido y era un desastre.

Lo mismo sucede con nosotros. Construimos nuestra vida de una manera displicente, de una manera reactiva en lugar de positiva. Esperamos en lugar de actuar. Ponemos mucho menos de lo que tenemos en nuestros esfuerzos y vivimos en una permanente queja tratando de culpar a los demás de nuestra situación.

En cosas importantes, con la familia, amigos, el trabajo, etc., no damos lo mejor que tenemos. Entonces, con sorpresa, nos encontramos viviendo en la casa que nosotros mismos hemos construido. "Si lo hubiera sabido, habría actuado diferente" pensamos.

Piense en Ud. mismo como el carpintero. Piense acerca de su casa. Cada día, cuando tenga que clavar un clavo o levantar una pared, hágalo sabiamente, hágalo con amor y dé lo mejor que tiene. Es la única vida que llegará a construir. Aún si vive solo por un día más, ese día merece vivirse de una manera digna y gratificante.

"LA VIDA ES UN PROYECTO DE AUTOCONSTRUCCIÓN". Su vida hoy es el resultado de sus actitudes y decisiones del pasado. Su vida mañana será el resultado de sus actitudes y decisiones de hoy.

"La grandeza no consiste en recibir honores, sino en merecerlos".

«La medida del amor es amar sin medida». San Agustín.

Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes. De hecho, esto es la ley y los profetas.   
Mateo 7:12

viernes, 6 de noviembre de 2015

Padres codependientes

Existen personas que están todo el tiempo pendientes de los demás. En lugar de construir una vida propia, giran en torno de sus hijos. Necesitan ser necesitadas para sentirse seguras.
Prefieren la compañía de aquellos que tienen serios problemas, porque eso les ofrece la oportunidad de intervenir, con la intención de salvar o rescatar al otro. Pero la salvación nunca llega.

Definición de codependencia
La codependencia es una condición psicológica en la cual alguien manifiesta una excesiva, y a menudo inapropiada, preocupación por las dificultades de alguien más o por un grupo de personas.
El codependiente suele olvidarse de sí mismo para centrarse en los problemas del otro. Al preocuparse por el otro, olvida sus propias necesidades y cuando la otra persona no responde como el codependiente espera, éste se frustra y se deprime.
Con su constante ayuda, el codependiente busca generar, en el otro, la necesidad de su presencia, y al sentirse necesitado cree que de este modo nunca lo van a abandonar. Esta condicion es grave ya que al no sentirse correspondido puede hacerse daño a si mismo e incluso a la otra persona.


 Si se siente ser feliz si la otra persona esta feliz, pero destruidos si ella sufre ¡somos codependientes!
 Si se esta pendiente de la salud, economía, felicidad, trabajo, etc. de otra persona ¡somos codependientes!
 Si sentimos morir de amor ¡somos codependientes
 Si eres una madre que solo se desvela por sus hijos y no es capaz de ser feliz con eso ¡eres codependiente.




Recuperacion de la codependencia

El primer paso en la recuperación de la codependencia, es entender la verdadera naturaleza pecaminosa de la codependencia. Una vez que se ha logrado esto, la clave para una recuperación a largo plazo es acoger algunas enseñanzas encontradas en la Biblia.

Los cristianos están llamados a cambiar su comportamiento, siguiendo el ejemplo de Jesucristo. En Mateo 5:37, Jesús dice: “Cuando ustedes digan 'sí', que sea realmente sí; y cuando digan 'no', que sea no

Los codependientes deben entender el amor de Dios primero. Deben refrenar su deseo de “rescatar” a la gente de su propia (engañada) necesidad de ser amados o necesitados. Deben aprender cómo rehusarse a tomar responsabilidad por situaciones en las que otros son responsables y deben aprender a buscar y apoyarse en Dios para que haga crecer a estas personas a través de sus pruebas. La recuperación de la codependencia requiere que los codependientes pongan a Dios primero, que crean su Palabra, que tomen decisiones serias, encuentren equilibrio en su agenda y hagan de las relaciones familiares una prioridad.
Los codependientes deben aprender a no sabotear sus vidas, al permitir que la gente, eventos o distracciones no 
les dejen tener una relación diaria con Dios. Ellos pueden ser transformados con la renovación de sus mentes (Romanos 12:1-3), memorizando la Palabra de Dios, teniendo comunión con otros creyentes y comunicándose con Dios en un esquema de minuto a minuto Este tipo de padres tiende a ver la rebelión o simplemente las preferencias personales de sus hijos como un ataque personal. Aunque con las mejores intenciones, dañan a sus hijos de tal modo que producen efectos traumáticos profundos en su vida de relación."

Porque yo soy el Señor, tu Dios,
que sostiene tu mano derecha;
yo soy quien te dice:
“No temas, yo te ayudaré.”Isaías 41:13| NVI 


Confía en el Señor de todo corazón,
y no en tu propia inteligencia.
Reconócelo en todos tus caminos,
y él allanará tus sendas.
Proverbios 3:5-6| NVI 


A las montañas levanto mis ojos;
¿de dónde ha de venir mi ayuda?
Mi ayuda proviene del Señor,
creador del cielo y de la tierra.
Salmos 121:1-2 | NVI |